Arnoldo Krauss

Miembro del Colegio de Bioética

 

 

De 1973 a 1983, el doctor Ruy Pérez Tamayo trabajó en el Hospital de Enfermedades de la Nutrición (actualmente Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Salvador Zubirán), donde usted fue residente, ¿cómo fue su experiencia con Pérez Tamayo, quién le impartió la clase de Patología?

Sí, fui alumno de Ruy Pérez Tamayo en la clase de Patología, que a diferencia de otros médicos tiene un interés genuino por la medicina, acompañado por una gran cultura, una gran sabiduría y un gran interés por tópicos filosóficos. La medicina siempre tiene algo de filosofía; la cuestión de la ética en mí nació, un poco, cuando estuve un año con él, pero también por el ejercicio profesional a través del tiempo. La ética médica se ha hecho fundamental en cuanto a las clases que doy en la universidad, en cuanto a los artículos que escribo en diversos libros y en periódicos, porque es esencial revivir la profesión médica.

Antes hablábamos de la pérdida de la relación entre médico y paciente, de la irrupción de la tecnología como un obstáculo entre médicos y pacientes, ahora se puede hablar de la pérdida de la lealtad del médico hacia el enfermo: el médico se hace más amigo de otros médicos, de hospitales, de laboratorios y está más lejano de los enfermos, es decir, cambios de las lealtades y la irrupción de la tecnología lo que hace es venderle glamour a los grandes aparatos y a los exámenes de laboratorio, y olvidarse del ser humano que está frente a uno, que no sólo es la enfermedad la que lo trae, sino todo su bagaje, toda su historia, toda su vida: en ese aspecto me interesó la ética médica, a partir de la pérdida de la ética, porque la ética como tal se ha perdido prácticamente en todo: si hablamos de políticos, si hablamos de religiones, si hablamos de periodismo, de todo, la ética se ha perdido notoriamente.

 

 

Por ello ha señalado que la ética debe ser materia en todos los niveles de enseñanza.

Sí, cuando doy platicas siempre digo que la ética -y hablo de la ética laica, con ética religiosa se mete uno en problemas- debería ser materia obligada desde el útero, ¡claro que lo exagero!, pero desde la casa primero, por supuesto; y en la escuela, si desde primero de primaria al último año de posgrado o doctorado se impartiese la materia de ética, quizá la sociedad sería menos agresiva, menos dañina, porque nuestra sociedad está muy enferma, muy depauperada éticamente y muy pobre desde el punto de vista moral. Sí, me paso repitiendo, obviamente sin éxito, que la ética debería ser una materia obligada siempre.

 

 

Bioética: la filosofía del Siglo XXI

Para Arnoldo Kraus la Bioética es la filosofía del siglo XXI. Refiere que en la época de Hipócrates (médico de la Antigua Grecia y considerado el padre de la Medicina), después de los filósofos, en la escala jerárquica, estaban los médicos, porque ambos hacían internados donde se combinaba el estudio de la filosofía con el de la Medicina, sin embargo, en el presente hay poco interés de los médicos por el ejercicio filosófico. Destaca que revistas médicas como The Lancet, el British Medical Journal en Inglaterra y el The Annals of Internal Medicine en EEUU han dedicado espacios para la poesía y la reflexión filosófica en sus artículos.

En el libro Eutanasia: hacia una muerte digna (Colegio de Bioética, A.C. 2008), la Bioética se define como el estudio sistemático, pluralista e interdisciplinario de las cuestiones éticas surgidas de las ciencias de la vida y de las relaciones de la humanidad consigo misma y con la biosfera.

 

 

Doctor Arnoldo Kraus, ¿cuál es el panorama nacional de la Bioética en México?

En nuestro país no existe un gran interés por la Bioética, hay más organizaciones dedicadas a la Bioética desde el punto de vista católico religioso que laico, yo pertenezco a una laica, que es el Colegio de Bioética, A.C. La Bioética debe adquirir más importancia porque es y será la filosofía de este siglo, no hay día en que no nos enteremos de cuestiones de Bioética tan personales como el aborto, la fertilización in vitro, el final de la vida, los “bebés a la carta”, es decir, la ética médica; también están las otras partes de la Bioética: la contaminación, la deforestación, la pérdida de las praderas marinas, las sequías, el calentamiento de la Tierra, entre muchas otras.

La Bioética, de forma universal, es la supervivencia de la Tierra, la supervivencia de las sociedades y la supervivencia del ser humano, ¿es la filosofía de este siglo?, sí, yo digo que sí, pues el calentamiento de la Tierra, si seguimos igual, puede acabar con nosotros; la degradación de las aguas del mar también puede acabar con nosotros. 2016 fue el año más caliente en la historia, el derretimiento del hielo en el Ártico, entre otros factores, también son amenazas para nosotros, no hablar abiertamente de los progresos de la tecnología y lo que pueden lograr; no hablar, también, de manera abierta de aborto, de eutanasia y de clonación también es un error, por eso digo que no hay día en que los periódicos publiquen dos o tres noticias que tienen que ver con ética médica y con Bioética.

 

[DIRECTUM TSJCDMX Sep-Nov 2017]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *