Entrevista con Rigoberto Ávila Ordoñez, Director del IAAM

Por Luz García Martínez

 

 

¿Cuál es el status del Programa de la Tarjeta de Pensión Alimentaria para Personas Mayores de 68 años?

En el año 2001, que empezó el programa, eran alrededor de 250 mil personas; para el año 2006, terminó en 400 mil. Del año 2007 al 2012 fueron 480 mil; y, del año 2012 a la fecha, tenemos 520,002 personas afiliadas al programa.

Es importante señalar cómo está constituida la población en los grupos etarios en la ciudad: de los afiliados a la tarjeta de pensión alimentaria entre los 68 y los 70 años son un poco más de 5 mil personas; de los 70 a los 80 años son cerca de 330 mil personas; entre los 80 y los 90 años baja a un poco más de 100 mil; entre los 90 y los 100 años hay alrededor de 30 mil; de 100 años a 110 tenemos 1,136, y, de 110 años a 116, hay 7 personas, entre ellas doña Susana Villaescusa Sánchez, de la Delegación Tláhuac, que cumplió en mayo 116 años.

Se han realizados algunas encuestas internas: cerca del 67% de los adultos mayores de 68 años son dueños de las casas donde viven, por ello, cuando los hijos dicen: “Mi papá vive conmigo”, la realidad es que ellos viven con su padre o su madre, esto nos da una idea también de cómo es el proceso del envejecimiento en nuestra ciudad.

 

También hay un rezago tecnológico, para un adulto mayor es difícil que entre a internet. ¿Qué hace el IAAM para incluirlos?

¡Que interesante pregunta!, con la Secretaría de Educación Pública (SEP), se desarrolló un curso de alfabetización digital para personas mayores del IAAM en varios espacios, sobre todos en los CIBERS de algunas estaciones del metro. Es necesaria e importante su participación e integración en un mundo digitalizado.

Por supuesto, aquí los grandes maestros son los niños y los jóvenes, fue un curso muy exitoso, nos encantó el entusiasmo con que las personas mayores participaron y se expresaron y por supuesto que la barrera digital la tenemos que abordar como parte de lo que es necesario en este proceso de integración, de este mundo que se mueve en ese contexto y que las personas mayores lo tienen que tener presente.

También tenemos la “Cartilla Fuerza Mayor, Derechos de las Personas Mayores”, con la cual los adultos mayores conocerán sus derechos, así como las acciones y programas que la capital del país tiene para ellos. Reitero, son derechos adquiridos y establecidos en la legislación: derecho al trabajo, a la educación, a la salud, al envejecimiento activo. Entre más rápido las personas tengan contacto con lo que es el proceso de envejecimiento, tendrán una mejor calidad de vida.

 

 

Sí, porque hay un cambio de paradigma al aumentar la esperanza de vida, por lo tanto, la etapa de envejecimiento es más larga y en 30 años la Ciudad de México será en su mayoría de adultos mayores que no tendrán seguridad social, pensiones ni jubilaciones. ¿Ha contemplado esto el gobierno?

Esto sucede ya en el presente. En la ciudad, solamente alrededor del 30% de los hombres tiene alguna pensión jubilatoria, y de las mujeres, es alrededor del 10%. Estamos hablando del colapso del sistema de pensiones que no se ha previsto en el país, y en tanto haya tanta desigualdad, en tanto no haya dentro de la vida productiva de una persona la capacidad de que, después de estar 20, 30, 40 o hasta más años trabajando, no hay un sistema de pensiones que le garantice un proceso de envejecimiento con la garantía de los derechos que hemos venido hablando: Derechos de alimentación, derecho de salud, derecho a vivir en plenitud, derecho de tener un envejecimiento con felicidad.

Esto no es una cosa de bonos sino de políticas públicas que le dediquen los recursos a esto. No es solamente pronunciarse sobre algo y, de ninguna manera el Estado puede deshacerse, hay veces que nos ha tocado en algunos foros decir, “no, es que las políticas públicas asistencialistas”, pues sí, pero lo que es cierto es que hay un sistema miserable de pensiones en este país, y ¿cómo vas a romper el carácter desigual cuando las personas entran con el avance de la edad en la vulnerabilidad?, ¿cómo hacer para que esto mantenga una vida digna? pues generando iniciativas y actividades que tengan que ver con procesos de envejecimiento o de cómo tratar de hacer participar, en primer lugar, al Estado, pero también a todos los miembros de la sociedad; aquí hay instituciones privadas que dan apoyos importantes y están interesadas en dar empleo parcial a las personas mayores y que, por supuesto, estamos en circunstancia de promover que esto se dé, pero sobre todo, en esta perspectiva, ¿cuál es una visión de una sociedad? En primer lugar es el Estado, cuando yo hablo de la educación, pues sí, todo tiene que pensar en la familia, pero el Estado no puede ser omiso ante circunstancias.

A propósito de los años del desarrollismo, después de la revolución, efectivamente en el tratamiento y en el crecimiento de la población, sobre todo cuando el país estaba creciendo, en la generación de lo que fue la educación en el país por parte del Estado, las medidas de salud, los procesos de vacunación para abatir la mortandad infantil, los procesos de la medicina, yo digo, ahorita, no sé si en la magnitud de lo que fueron las acciones respecto de la niñez en aquellos años, hoy, sobre el proceso de envejecimiento el Estado tiene que emprender medidas de esta naturaleza.

Hablo de la parte del Estado, pero por supuesto que en la sociedad son todos los sectores, empieza en el ámbito de la familia, de la comunidad, en este caso la ciudad, que sea una ciudad amigable para las personas mayores, que tiene que ver con su transporte público, con sus banquetas, con sus cruces peatonales, con lo que son los procesos de respeto y de trato con dignidad a las personas. Es todo esto, en el cual si no metemos un proceso de educación mayor masivo es difícil que solamente a partir de una acción estatal sea posible, que la mayoría tiene que ser desde otras partes, es correcto, pero nosotros como órgano encargado de prestar este servicio tenemos esa responsabilidad, y tenemos que ser también críticos de nuestro propio trabajo, para mejorarlo y que cumpla con su cometido.

Debemos tener la capacidad de multiplicar las acciones hacia la población adulta mayor a través de las propias personas mayores, a través de los órganos privados y públicos, a través de las organizaciones de la sociedad civil.

 

 

[DIRECTUM TSJCDMX Sep-Nov 2017]

One Comment

  • Pues no me parece agradable ya que hoy en dia hay mucha drogadicción y desgraciadamente la mayoría es en pequeños jovenes que echan a perder su vida y si es asi incluso va a ser peor y mayor sera numero porque en donde sea la van a encontrar con una mayor facilidad, porque no mejor ayudan a tomar consciencia y poner algun ejemplo a esos jovenes que se encuentran perdidos en eso, para ir mejorando y no continuar observandolos de esa forma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *