Entrevista con Rigoberto Ávila Ordoñez, Director del IAAM

Por Luz García Martínez

 

 

¿Cuál es la situación del envejecimiento en la Ciudad de México?

En el año de 1982, la ONU celebró la Primera Conferencia sobre el proceso de envejecimiento que se había mantenido culturalmente en el ámbito de la familia -con todos los efectos culturales que esto tiene-. A partir de hacerlo visible, los diversos órganos internacionales han generado encuentros, conferencias y la promulgación de una serie de lineamientos que tienen que ver con el respeto a los Derechos Humanos de las personas mayores.

A finales de los años 90, la Organización Mundial de la Salud (OMS) introdujo la idea del envejecimiento activo, concepto que se refiere al proceso de optimización de la salud y la calidad de vida en la vejez.

En perspectiva de esto, lo realizado en 2015 en la Convención Interamericana para la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores: un aporte de las Américas al Mundo, celebrada en América Latina, en Uruguay, marcó un hito, cuyo objetivo es promover, proteger y asegurar el reconocimiento y ejercicio en condiciones de igualdad de los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas mayores, para contribuir a su inclusión, integración y participación en la sociedad. Esta Convención fue suscrita por Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Uruguay y Bolivia.

En 2016, en la celebración de la Segunda Sesión Ordinaria del Consejo de Hombres y Mujeres Adultos Mayores de la Ciudad de México, el Jefe de Gobierno, Dr. Miguel Ángel Mancera, se pronunció por impulsar a nivel nacional la firma de la Convención Interamericana antes citada y aprobada en junio de 2015 por la OEA, que aún está pendiente en México. Así, se han construido criterios importantes sobre el proceso del envejecimiento activo y saludable.

Cabe destacar que hay diferencias sustanciales en el número de personas adultas mayores según la delegación política: Iztapalapa (86,788) y Gustavo A. Madero (81,360) son las demarcaciones que cuentan con un número mayor de personas adultas mayores, a diferencia de Milpa Alta (5,380) y Cuajimalpa (6,341). Esto se puede ver en el cuadro “Personas Mayores Derechohabientes en Padrón de Pensión Alimentario por Género 2016”, que presenta la revista Años Dorados de la CDMX, que edita la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad de México.

 

 

¿Qué políticas se han tomado para los adultos mayores en la Ciudad de México?

Las políticas hacia las personas mayores empezaron con las medidas que se tomaron durante el gobierno del Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas: la exención del transporte, medicinas y consultas gratuitas en el Sistema de Salud de la Ciudad, incluso la Secretaría de Salud en aquel tiempo inició un programa de educadoras para la salud.

El 7 de marzo del año 2000 se publicó la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores en la Ciudad de México, antes de que fuese promulgada a nivel de la República. Esta Ley tiene por objeto proteger y reconocer los derechos de las personas de 60 años en adelante, para propiciarles una mejor calidad de vida y su plena integración al desarrollo social, económico, político y cultural.

En el año 2001, se estableció el programa de Pensión Alimentaria para las Personas Adultas Mayores de 70 años, que contribuye al mejoramiento de sus condiciones de vida, con la tarjeta de la pensión alimentaria con un monto inicial de 600 pesos. En el año 2003, este programa se promulgó como Ley de la Pensión Alimentaria de las Personas Adultas Mayores de 70 años en la Ciudad de México, por parte de la Asamblea Legislativa. Actualmente el padrón es de 520 mil derechohabientes y la pensión tiene un monto de 1,075 pesos mensuales.

En el año 2007, se creó el IAAM de la Ciudad de México. En el año 2009, se reduce la edad de las personas beneficiarias de la pensión alimentaria de 70 a 68 años, con lo que aumenta el ámbito de las personas mayores que están en posibilidad de acceder a dicha pensión.

Quiero hacer énfasis en que se trabaja no sólo en el aspecto de una pensión alimentaria, sino que hablamos de derechos que son progresivos, exigibles, que tienen que ver con una visión integral del proceso de envejecimiento y la obligación por parte -en este caso- del Gobierno de la Ciudad es crear las condiciones para hacer efectivo el disfrute de estos derechos que tienen que ver con la pensión, con la alimentación, con la salud.

Sistema de Créditos Bancarios (de dos mil a cinco mil pesos) con el aval y respaldo del Gobierno de la CDMX ante las instituciones financieras.
Sistema de Créditos Bancarios (de dos mil a cinco mil pesos) con el aval y respaldo del Gobierno de la CDMX ante las instituciones financieras.

También se desarrolla el programa Turismo Social: “Hacer turismo es hacer vida”, para generar una vida cultural y recreativa dentro y fuera de la CDMX, dirigido tanto a los adultos mayores, como a sus familiares. En turismo local, pueden hacer mensualmente dos viajes gratuitos en el programa de Sonrisas por tu Ciudad; en turismo foráneo, con su tarjeta y con agencias de viajes certificadas por la Secretaría de Turismo, se concertan viajes al Cañón de Sumidero, en Chiapas, y a las Barrancas del Cobre, en Chihuahua, y van acompañados por dos profesionales de servicio a adultos mayores (educadoras comunitarias) y un médico.

El programa del identificador personal del Sistema de Alerta Social Ciudad de México (SAS CDMX), atiende situaciones de emergencia y/o extravío de las personas mayores para contribuir a su localización y/o vinculación con las personas responsables de los mismos, a través de la entrega de una pulsera o placa de material hipoalérgico que tiene un código de identificación personal y números telefónicos de reporte.

Considerando también que las personas afiliadas al sistema derecho habiente de la pensión alimentaria difícilmente son sujetos de crédito, se estableció el Sistema de Créditos Bancarios (de dos mil a cinco mil pesos) con el aval y respaldo del Gobierno de la CDMX ante las instituciones financieras. La cantidad se les descuenta mensualmente del depósito de su tarjeta, a un plazo máximo de 36 meses y los pagos máximos mensuales no pueden ser mayores al 30% del monto mensual de la pensión. Asimismo, se apoya en la entrega, llenado y trámite ante la Institución Financiera acreditante.

Existen también actividades sociales que fomentan los Centros Integrales para el Desarrollo del Adulto Mayor (CIDAM), cuyo objetivo es que las personas mayores tengan una vida activa, realizando actividades educativas (lectura en voz alta, alfabetización, pláticas sobre sus derechos humanos y actividades cognitivas), culturales (canto, visita a museos, teatro, cine club y asistencia a cines), recreativas (baile de salón, juegos de mesa, manualidades, convivios, viajes locales y foráneos), deportivas (yoga, taichí y activación física) y educación para la salud (cuidados, salud e higiene, autoestima, teratología, gimnasia cerebral, nutrición, músico – terapia, y risa – terapia).

Son puntos de encuentro que promueven el enfoque del envejecimiento activo, donde la consigna es: “Quien tenga algo que enseñar, que enseñe; quien quiera aprender que vaya y aprenda; quien quiera organizarse para servir a su comunidad que participe. Se comparte lo que se sabe, se aprende lo que necesitan y se transforma lo que se vive”.

Hay 145 CIDAM en todas las delegaciones, donde mensualmente acuden alrededor de cinco mil personas mayores que se buscan cuando de pronto uno no va, se procuran, celebran sus cumpleaños, se acompañan en momentos difíciles como son las pérdidas familiares o cuando necesitan algún tipo de apoyo en especial; procesos que generan actividades positivas para vivir esta etapa del proceso de envejecimiento.

También hay redes solidarias que se desarrollaron espontáneamente por parte de las personas mayores, quienes hacen macramé y artesanías, pasando por cursos y clases como las de teatro en miniatura: con obras, argumentos y personajes de su propia autoría.

Están “Los jueves de danzón” (el último jueves de cada mes, de once de la mañana a una de la tarde) en el Jardín de Adultos Mayores “Euquerio Guerrero” ubicado en Chivatito s/n, colonia Primera sección del Bosque de Chapultepec, junto al metro Auditorio, con la danzonera de la Secretaría de Seguridad Pública. También se realizan actividades festivas del día de muertos, la Navidad, las fiestas patrias, entre otras.

Existen las “Mañanas de película” con acceso gratuito dos veces al mes, a los cines de Cinemex y Cinépolis, al presentar su tarjeta de pensión alimentaria (entre semana de 1:00 a 3:00 de la tarde). También hay ofrecimientos para quienes tengan la posibilidad y disposición de participar en actividades laborales, con turnos especiales. Actividades que tienen que ver, en conjunto, con una visión de derechos integrales, exigibles y progresivos.

Por otra parte, la depresión en los adultos mayores es un flagelo que si no es identificado y tratado, acelera visiones negativas en su estado de salud, y pueden caer en círculos de falta de movilidad, integración y fragilidad con consecuencias negativas en su vida.

 

 

[DIRECTUM TSJCDMX Sep-Nov 2017]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *