Entrevista con Álvaro Augusto Pérez Juárez, Presidente del TSJCDMX

Por Luz García Martínez

 edif-ext-tsjcdmx-directum

En el imaginario social, cuando se es litigante y se es justiciable, pensamos que los tribunales solamente trabajan de nueve de la mañana a tres de la tarde, de lunes a jueves y el viernes de las nueve a las dos de la tarde, pero ese es el horario en que se da atención al público. Sin embargo, la labor del TSJCDMX es de 24 horas: la Oficialía de Partes está abierta prácticamente toda la noche y las promociones o escritos iniciales o escritos de término, que ingresan el día anterior, se tienen que preparar en paquetes para que al día siguiente a las seis de la mañana ya se estén repartiendo en los juzgados correspondientes.

Es decir, el TSJCDMX prácticamente no duerme, esto se ve reflejado en la actividad práctica del juzgado: se preparan los acuerdos durante el lapso en que se atiende al público, pero después de que se cierra el horario al público es cuando se permite que la maquinaria judicial realice este tipo de acuerdos y se editen las resoluciones para que, al día siguiente, estén publicadas; por ello, es una labor de tiempo completo. Dictamos diariamente más de mil sentencias en materia civil, mercantil y familiar.

 

Usted recibe un Tribunal con grandes retos, sin embargo, el tiempo de gestión se ha reducido a sólo dos años.

Independientemente del tiempo, se debe trabajar día a día y en función del tiempo con el que se cuenta, en ese sentido tenemos que consolidar un Tribunal moderno. Encontramos un TSJCDMX caminando, un Tribunal pujante, que es ejemplo a nivel nacional, y debe consolidar aquello en lo que se ha avanzado, como lo es la Ciudad Judicial, un lugar al que la ciudadanía acuda para resolver problemas de diversa naturaleza.

Implementaremos la incorporación de herramientas tecnológicas en la impartición de justicia y depuraremos, mediante el uso de la tecnología, el Archivo Judicial: se han digitalizado 600 mil expedientes y faltan aún 10 millones. Esos son retos que en este tiempo se pueden visualizar sin descuidar la razón fundamental y la razón de ser, porque se trabaja en estos temas para que la justicia sea accesible, sea democrática al servicio de las personas y, reitero, sirva a los habitantes de esta gran ciudad.

Esa es la razón de ser del Tribunal: servir de manera directa e inmediata a quien acude a la justicia. La encomienda y la exigencia son muy altas, y así debe ser. Todo lo que se haga nunca será suficiente, siempre tendrá que mejorar y avanzar, como todo proceso.

 

¿Qué va a implementar para acercar el Tribunal a la ciudadanía, que es uno de los retos de su democratización?

Sensibilizar a todos los operadores jurídicos del TSJCDMX, para que en la prestación del servicio de impartición de justicia el ciudadano tenga confianza de que en el momento en que presenta su problema, éste se va a resolver en estricto apego a la ley y a los derechos humanos, y que va a obtener una resolución justa. Eso dará tranquilidad y paz social a quienes acuden al Tribunal permitiendo que esa paz social permeé.

 

¿Por qué es importante esta paz social?, y eso me remite a recuerdos de su infancia en Amecameca, que usted ha mencionado, cómo, al contemplar los volcanes, le daban seguridad al entonces niño, Álvaro Augusto Pérez Juárez.

A pues muy sencillo, y toca un tema grato; es importante una paz social para que todo mundo pueda transitar con libertad, independientemente de la hora, como en antaño. Cuando las instituciones dan resultados eso se traduce en bienestar, que no es un concepto abstracto, se da en el día a día, que sus hijos y nietos puedan acudir a los parques, anteriormente los niños iban caminando a las escuelas, salían a jugar, pues, recordará usted, en las calles no existía la preocupación de qué es lo que me puede suceder, acontecer o lesionar, esos son los resultados y eso es lo que debemos buscar.

 

Se dice que “Justitia omnium est domina et regina virtutum”, la justicia es señora y reina de todas las virtudes. ¿Qué es la justicia para usted?

La justicia para mí es que usted esté convencida, cuando viene al Tribunal, de que obtuvo lo que realmente le corresponde, cuando tiene la convicción verdadera de qué es lo que le corresponde y se da cuenta de que el marco jurídico le da ese derecho, que se hace efectivo. Está usted convencida y se da cuenta de que la resolución es justa y le dio aquello a lo que tiene derecho.

 

Como Presidente del Tribunal, ¿cómo es ese día a día?

Muy dinámico, los problemas que se presentan son de diversa naturaleza. En el aspecto jurisdiccional, reitero, tenemos prácticamente un pronunciamiento de más de 1,000 sentencias al día.

La carga de trabajo en 2016, fue de 280 mil 406 expedientes, equivalente a la de 12 poderes judiciales de entidades federativas en su conjunto (San Luis Potosí, Quintana Roo, Nayarit, Guerrero, Yucatán, Oaxaca, Colima, Zacatecas, Campeche, Morelos, Tlaxcala y Baja California Sur); tenemos en números redondos un aproximado de 300,000 asuntos al año, tenemos el tamaño de cuatro países centroamericanos, pronunciamos más de 25,000 acuerdos al día y a nuestras diferentes sedes acuden más de 85,000 personas diariamente, prácticamente es un Estadio Azteca el que acude a diario al TSJCDMX.

La gente acude porque tiene un problema y desea obtener una solución y me puede usted decir: ¿cómo se viene dando? Hay que voltear simplemente a nuestro entorno, con todas las complicaciones y problemas que se tienen, nuestra ciudad sigue caminando, esa es nuestra razón de ser; por eso cada día nos levantamos con mucha energía, para resolver esos problemas y para que el tribunal camine y lo hacemos con mucho gusto.

 

¿Qué nos diría a los ciudadanos, el que está en el metro, al ama de casa, el estudiante, qué es el TSJCDMX?

Más que un mensaje, es una oportunidad para difundir que la autonomía y la independencia de un Poder Judicial es la mejor garantía para que, a quienes acuden a depositar su confianza, se les dé una solución imparcial, rápida, confiable y finalmente, que sea una solución a sus problemas. Es una garantía esa independencia, es una garantía, específicamente para las personas, el actuar de un Tribunal con libertad dentro del marco jurídico y con respeto a los derechos humanos que nos permite avanzar dentro del Estado de Derecho y su conformación en el día a día.

 

¿Ese Estado de Derecho es viable con la nueva Constitución de la Ciudad de México?

El Estado de Derecho da las competencias a cada uno de los órganos de gobierno, a cada uno de los poderes. La Constitución de la Ciudad de México definitivamente es de avanzada, tiene excelentes puntos, es una constitución con un corte social muy importante, con avances en materia de derechos humanos, en materia de velar por el bienestar de las personas y que en su caso tendrá que sufrir, como toda obra humana, ajustes, pero eso le corresponde determinarlo al Poder Judicial Federal.

 

Dr. Álvaro Augusto Pérez Juárez, ¿cómo se implementa la mediación?

La mediación se implementa a partir de formadores para efecto de que los grandes consumidores de los servicios de administración de justicia puedan tener mediadores certificados; entonces el Tribunal genera formadores, es decir, les da formación a estos mediadores que median en esos conflictos y se obtienen soluciones para los directamente afectados. Así es como ha funcionado, ha sido una situación exponencial, de tal suerte que un núcleo reducido de formadores ha permitido que esto crezca geométricamente y que, también geométricamente, se resuelvan los problemas, pero no con cargo a los recursos del Tribunal, sino con cargo de los recursos de los propios consumidores de los servicios de administración de justicia.

En el año 2008 se contaba con 10 mediadores, actualmente la Ciudad de México cuenta con más de 580 mediadores profesionales, principalmente abogados formados por el Tribunal para la gestión y resolución de conflictos legales.

 

 

[DIRECTUM TSJCDMX Ene-Mar 2018]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *