JACQUELINE L’HOIST Presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, COPRED

 

La ONU, en los Acuerdos de Viena, dice que todos los países tienen que tener un programa de Derechos Humanos, es decir, cómo van a ser las acciones para que no se violen los Derechos Humanos. Este programa marca los lineamientos prioritarios de atención que debe tener un gobierno para su política pública y garantizar la progresividad de los Derechos Humanos. 

México, en el año 2000 hace su programa de Derechos Humanos, cuando Vicente Fox es Presidente de la República. En 2008, siendo Emilio Álvarez Icaza el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y Américo Calcaterra el representante para América del Sur de la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, se decide que la ciudad debe tener su propio programa de Derechos Humanos, donde se hicieron más 2400 líneas de acción. 

Entre sus logros está la aprobación del Matrimonio entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal (garantizar que todo hombre y que toda mujer tengan derecho a casarse de manera libre y consentida, y que este derecho no sea restringido como resultado de su orientación sexual). Se dio cumplimiento a una ley, a una línea de acción del programa de Derechos Humanos, y en ese momento la Quinta Asamblea Legislativa con David Razú Aznar toma esa línea de acción, la hace propia y la lleva a la Asamblea Legislativa en el 2009. 

 

¿El miedo no será la principal prueba a superar también? 

¡Claro!, junto con el ejercicio de superioridad, a ver, ¿por qué una escuela no quiere contratar a un maestro homosexual? 

 

Por prejuicios sociales. 

Porque “les va a dar mal ejemplo a los alumnos, no vaya a ser que ahora los niños quieran copiar al maestro y se vuelvan homosexuales”-, eso es miedo absurdo e irracional, no hay ningún estudio que diga que la homosexualidad es algo que se copie, es una manera de ser y uno nace con una preferencia u orientación sexual determinada. 

Yo soy una mujer heterosexual y por más ganas que le eche no voy a convertirme en una mujer lesbiana, lo mismo le sucede a una mujer lesbiana, por eso un documento muy importante que sacó este Consejo, es que sancionamos las terapias que promueven que pueden modificar la homosexualidad o el ser lesbianas. Eso en esta ciudad está prohibido, respetamos el derecho de una persona de su preferencia, orientación o identidad de género, y por eso, en 2014 sacamos la Ley de Identidad de Género más importante que se ha hecho a nivel América Latina, porque reconocemos por ejemplo, el género fluido que otras no lo reconocen y sabemos que el tema transexual no toca para nada el tema psicológico, es un tema simplemente de identidad de género que no hay concordancia con el sexo biológico y con este tipo de acciones vamos avanzando.

 Entrevista realizada por Luz García Martínez

[DIRECTUM TSJCDMX Abr 2016]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *