JACQUELINE L’HOIST Presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, COPRED

 

Jacqueline L’hoist Tapia reconoce “a la no discriminación como un derecho en sí mismo, y una condición primera para alcanzar el goce y ejercicio de los derechos humanos. La cultura está siempre viva, con capacidad de autocrítica, y esto nos permite modificar el entorno. Por lo tanto, la discriminación es una conducta que se puede modificar.” 

Participó en la 29 Conferencia Internacional para Mujeres Líderes 2015, realizada el octubre pasado en la ciudad de Haifa, Israel, que organiza la Agencia Israelí de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Ministerio de Relaciones Exteriores (MASHAV), donde expresó que “las mujeres no somos minoría ni un grupo de población, somos personas sujetas a Derecho y representamos el 50% de población en el mundo.” Donde se abordan temas de desarrollo pertinentes a mujeres tanto en los países en desarrollo como los industrializados, esta vez fue sobre “La igualdad entre los géneros a través del empoderamiento económico”. 

Por un lado, fue el darnos cuenta de que en la Ciudad de México tenemos acciones importantes a favor de las mujeres que son reconocidas en el marco internacional, lo que nos ubica en un lugar importante, y por otro lado, es reconocer y confirmar que desafortunadamente, de manera global, las mujeres seguimos siendo discriminadas. Generalmente se habla de grupos de población: “las personas con discapacidad”, “las personas indígenas”, “las personas que viven en la calle”, “el grupo de las mujeres”, pero las mujeres no somos un grupo, somos la mitad de los habitantes de la Ciudad de México y esto nos coloca en una perspectiva diferente, no de vulnerabilidad porque no somos vulnerables, estamos en situación de vulnerabilidad: hemos padecido discriminación, invisibilización y violencia. 

 

¿Hay similitudes y diferencias de nuestras problemáticas con estas naciones? 

Sí, y se vierte reiteradamente en el ámbito laboral, fue interesante darnos cuenta de nuestra experiencia con otras ciudades del mundo. En nuestro caso, la política pública a favor de las mujeres ha avanzado más en el sector público que en el privado; además de la exigibilidad, tú cada vez encuentras más mujeres funcionarias de gobierno, diputadas, gobernadoras, jefas delegacionales, subsecretarias, secretarias, a diferencia del ámbito privado donde son pocas las mujeres a nivel directivo. 

 

¿Cuál es la razón?  

Es un tema en donde el gobierno tiene más consciencia del tema de Derechos Humanos. La Ciudad de México es un ejemplo, cada vez más mujeres estamos en puestos de toma de decisión; además eres más observado, las candidaturas tienen que ser 50 y 50, las suplencias tienen que ser de mujeres y hay una normatividad, una regla, un lineamiento, una legislación y una sanción. 

En el ámbito privado, casi ninguna empresa tiene como regla interna que sea 50 y 50 su número de directores y no tiene sanción, la empresa no es observada por la opinión pública ni los medios de comunicación, yo no sé quiénes trabajen en esta empresa: cuántos hombres, cuántas mujeres, en qué puestos estén, entonces la diferencia es abismal. Es en el servicio público en donde realmente se está ofreciendo la oferta para el avance económico de las mujeres.  

 

¿Y esto se da a nivel mundial? 

En ese encuentro estaba la Directora General del Banco de Tanzania, la Directora Nacional del Banco de Israel, la Vicepresidenta de Intel, esto en lo privado, y es de llamar la atención. Incluso en las revistas cuando salen las mujeres líderes, principalmente escogen a mujeres del sector privado porque son pocas. 

En el Gobierno de la Ciudad de México, quien maneja la Secretaría de Gobierno es una mujer, Patricia Mercado Castro; la Secretaría de Educación la lleva María Alejandra Barrales Magdaleno; en la Secretaría del Trabajo la titular es Amalia Dolores García Medina; la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las comunidades la lleva Rosa Isela Rodríguez Velázquez y la Secretaría de Medio Ambiente la preside la Maestra Tanya Müller García. Si hubiera más hombres seríamos observados y señalados, es decir, estamos más expuestos a la opinión pública y por eso ha habido ese avance.

 Entrevista realizada por Luz García Martínez

[DIRECTUM TSJCDMX Abr 2016]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *