MINISTRO JOSÉ RAMÓN COSSÍO DÍAZ 

 

El Derecho, a final de cuentas, y así lo comenté en mi discurso de ingreso a El Colegio Nacional, es la forma más completa que los seres humanos hemos construido, es una construcción social, no está dado en la naturaleza de nada para tratar de establecer el modo de nuestras relaciones, este es el tema central.  

Yo decía en esa conferencia que realizamos, todos los días, una enorme cantidad de actos que no percibimos, no vemos, o ni siquiera los interiorizamos, como jurídicos. Uno sabe que es hijo de sus padres, padre de sus hijos, dueño de su casa o usuario de un determinado bien, etcétera, por las reglas del Derecho. Celebramos cotidianamente una gran cantidad de contratos. Entonces, creo que el Derecho es el mejor elemento que tenemos para organizarnos como sociedad.  

Usted bien ha señalado que: “Una persona puede poner en las manos de un abogado: su vida, libertad, honor, prestigio y patrimonio, pero si éste último actúa corruptamente o litiga mal, puede destrozar la vida de un ser humano”. ¿Cuál es y ha sido el panorama del Derecho en México? ¿Cuál es el futuro del Derecho en México, en una sociedad constantemente en crisis económica, política y social?  

El Derecho en el país sufre cambios extraordinariamente grandes de los que a veces ni siquiera nos damos cuenta. Cierta vez hice la siguiente pregunta en una charla con diversos jóvenes: “¿cuántos de los libros que les sirvieron para prepararse como abogados hoy en día les son útiles para explicarse el Derecho?”, y yo creo que muy pocos, porque la velocidad con la que ha cambiado el Derecho en los últimos años es brutal. Ha cambiado el sistema de Derechos Humanos, ha cambiado el Sistema Federal; voy a hablar de lo constitucional primero, el tema de división de poderes, el sistema presidencial, todo cambió. En la parte civil hay contratos nuevos, hay nuevas formas de relaciones entre las personas. En materia penal los delitos se han transformado, las penas son distintas, estamos a punto de entrar en un proceso acusatorio, y puedo seguir ejemplificando, entonces han cambiado partes grandes del Derecho que no tienen nada que ver con lo que hace unos años hemos vivido, y esto lo está generando una crisis, ¿por qué razón?, porque no nos hemos dado cuenta de la magnitud de los cambios, y seguimos en una inercia como si estuviéramos vinculados con las normas jurídicas de otro tiempo, número uno. Y número dos, también señalé esto en El Colegio Nacional, a veces al Derecho lo tratamos como un estorbo y no como una herramienta de convivencia, en muchas ocasiones cuando se piensa en las normas jurídicas, se piensan como algo que me impide realizar cosas: “simplemente es un estorbo, si no hubiera esa norma yo podría hacer esto…” y está no es la manera correcta para ver el fenómeno. El Derecho sirve para establecer las condiciones de relación entre las personas, consecuentemente, un orden jurídico bien pensado, bien diseñado, bien trazado, bien comprendido, ayuda a ordenar y dar cauce a las relaciones sociales, no se convierte en un estorbo sino en una herramienta, insisto, muy útil de convivencia.

Fragmento de entrevista realizada por  Luz García Martínez

[DIRECTUM TSJCDMX Ene – Abr 2015]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *