MAGISTRADO CARLOS VARGAS MARTÍNEZ

 

En 1880, al entrar en vigor la Ley de Organizaciones de Tribunales del Distrito Federal y del Territorio de Baja California, consideran como auxiliares de la Administración de Justicia a los peritos médicos legistas y al Consejo Médico Legal. 

El origen del Servicio Médico Forense del Distrito Federal data de mediados del siglo XIX, en donde jueces del Tribunal solicitaban, a la entonces Universidad Nacional de México, la asignación de médicos para cubrir funciones periciales. 

Tras expedir la Ley de Organización Judicial en el Distrito y Territorios Federales en 1903, se señalaba como responsables de la administración del servicio médico legal a los médicos de comisaría y hospitales, cárceles y peritos médicos legales; en su práctica, todavía a mediados del siglo XX, se practicaban las necropsias en lugares no exclusivos, como lo era en ese entonces el Hospital Juárez en la Ciudad de México. 

En diciembre de 1928, en la Ley Orgánica de los Tribunales del Fuero Común del Distrito y Territorios Federales, el artículo 154 señalaba la existencia de determinado personal en cada una de las Jurisdicciones (Tacuba, Tacubaya, San Ángel, Coyoacán y Xochimilco). 

Ante las necesidades de la existencia de un lugar especial, el 24 de Septiembre de 1960, el entonces regente Ernesto P. Uruchurtu, inaugura el edificio para el Servicio Médico Forense, situado en la calle de Niños Héroes 102, Col. Doctores, que albergó durante 48 años a esta Institución, siendo su primer director el Dr. Miguel Gilbón Maitret. 

En esta década se inician las acciones tendientes a realizar una atención eficiente e inmediata de su quehacer técnico médico. Tratándose de un servicio dedicado específicamente al área médico forense, las diferentes facultades y escuelas consideran una opción el que, alumnos de licenciaturas en Medicina y Derecho, acudan a éste para lograr los conocimientos necesarios en esta especialidad, con lo cual se inicia la enseñanza a nivel pregrado. 

En 1985 se crea la especialidad de Medicina Forense conjuntamente con la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional. En 1995 se inicia el turno nocturno, como apoyo al Agente Investigador. 

El Servicio Médico Forense, como dirección de apoyo judicial, es un pilar fundamental que auxilia a la administración e impartición de justicia en el Distrito Federal, principalmente en el ámbito penal y, en menor orden de importancia, en el ámbito civil, mercantil y familiar. 

Las necesidades para impartir y administrar justicia requirió que se contara con diversos especialistas: psiquiatras, psicólogos, odontólogos, antropólogos físicos, químicos, patólogos, entomólogos, fotógrafos y dactiloscopistas. También la medicina forense requiere de disciplinas como la criminalística de campo, la toxicología y la genética forense, que contribuyen a las determinaciones sustentadas científicamente de las causas del fallecimiento, las circunstancias y etiología del mismo, y el establecimiento del cronotanatodiagnóstico. 

Sin embargo, las instalaciones que albergaban al Servicio Médico Forense proyectadas antes de 1960, no contemplaban las necesidades antes descritas, y sus espacios fueron siendo insuficientes. Actualmente existen normas y controles específicos respecto al funcionamiento de estos establecimientos por parte de las autoridades sanitarias y de las relacionadas con el cuidado del medio ambiente, situación que condicionó inconvenientes, ya que desde el punto de vista de la ingeniería civil, no era posible en el mismo edificio efectuar las modificaciones de infraestructura necesarias para el cumplimiento de dicha normatividad.

 

[DIRECTUM TSJCDMX Dic 2015 – Ene 2016]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *