collage-v-rojo-y-paz1

VICENTE ROJO / Entrevista de Luz García Martínez

 

“Vicente Rojo es riguroso como un geómetra y sensible como un poeta”.  

Octavio Paz. 

 

En 1968, Octavio Paz le propuso al pintor realizar Discos Visuales, obra que hicieron por correspondencia, ya que él residía en Nueva Delhi, India y Rojo en México. En una carta el poeta señala al pintor: 

“Nueva Delhi, a 6 de mayo de 1968. Querido Vicente: En mi última carta, escrita hace unos días, pensé comunicarte otro proyecto de colaboración entre tú y yo… Pero antes de entrar en materia debo decirte por qué tu colaboración me parece indispensable: al ver tu pintura, primero en México y ahora en Dehli, comprendí que tú eras la única persona que podría colaborar conmigo. Nuestras búsquedas se cruzan… Se me ha ocurrido que podríamos hacer un álbum con cuatro poemas. Para evitar todo equívoco, lo llamaríamos Discos Visuales”. 

Uno de esos poemas es Juventud: 

El salto de la ola / Más blanco / Cada hora / Más verde / Cada día / Más joven / La muerte. 

 

También Vicente Rojo trabajó sobre el diseño del libro-maleta Marcel Duchamp o El castillo de la pureza, que fue el primer libro que Octavio Paz hizo sobre uno de los pintores más célebres del siglo XX. 

 

¿Cuénteme alguna anécdota de ese trabajo? 

La única anécdota curiosa es que hicimos esa obra por correspondencia, él estaba en la India, yo estaba en México, y prácticamente no nos vimos mientras trabajamos en los Discos Visuales. También yo trabajaba en el diseño de Marcel Duchamp o El castillo de la pureza, el primer libro que Octavio hizo sobre Duchamp. Lo único curioso puede ser eso y sus cartas que conservo y considero muy valiosas. 

¿Cómo era la correspondencia con el poeta? 

Conocía a Octavio pero no tenía una estrecha relación con él, solamente a partir de la lectura de su poesía, eso se puede ver en una carta que está reproducida en mi libro Alas de Papel, que trata de mi relación con los poetas y narradores. 

Octavio me mandó la carta antes citada donde me decía que tenía una idea y deseaba que colaborara con él a partir de unos esquemas muy precisos que hizo sobre cómo iban a funcionar los Discos Visuales(precisos en cuanto a su visión poética), pero me dejaba en libertad de interpretarlos plásticamente. 

Al mismo tiempo, había leído en la Revista de Bellas Artes del INBA (cuando lo dirigía José Luis Martínez, y de la que yo era director artístico, en 1967), un ensayo que Paz publicó sobre Marcel Duchamp, entonces le propuse, con el acuerdo de Era, que era mi editorial, hacer un libro sobre el artista francés que en México sólo era conocido por un pequeño grupo interesado en las artes plásticas. 

Era un libro armado a la manera en que Marcel había armado la Caja Verde en 1934, una especie de museo Duchamp en miniatura, con distintos elementos que había visto en fotografías y me parecía atractivo. Incluí textos del propio Duchamp (que nunca se habían publicado en español), traducidos por Tomás Segovia, un álbum de fotografías, una biografía, imágenes a color y en blanco y negro de sus obras y una reproducción a color del Gran Vidrio de Duchamp, sobre un papel transparente. Finalmente, se mantuvo un gran entusiasmo por esa edición, por eso me permití poner Diseño de Vicente Rojo a la manera de Marcel Duchamp.

[DIRECTUM TSJCDMX Abr 2016]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *