MARCELINO CEREIJIDO / Miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República y del CINVESTAV

 

Para tratar de que la gente entendiera qué es la muerte, escribí el libro La muerte y sus ventajas, déjeme enumerarle algunas de sus ventajas para ver si la convenzo, hay un proceso de “muertes celulares programadas” que se llama “apoptosis”, término de raíz griega que significa “desprendimiento de los pétalos de una flor”, por el cual la célula no se muere así, como se muere una célula cuando le dan un martillazo, o como cuando se quema con una brasa. 

Imagínese que le dicen que esta casa va a ser demolida, no van a ir por una bomba que explote todo como si fuera una guerra, sino que van a venir y van a sacar la madera, los caños, las luces, en fin, se van a llevar todo, y al final, si queda algo se va a tener que romper, lo mismo pasa con las células. Cuando una célula recibe la orden de suicidarse empieza a cortar las moléculas y desarmar las estructuras hasta que de la célula no queda más que un restito, y existen unas células que se llaman macrófagos que se lo comen y no queda ningún cadáver. 

Por ejemplo, cuando usted tenía tres años, tenía una glándula que se llama timo, pero llegó un momento en que ya no se necesitaba tenerla, así que el organismo le da a las células del timo la orden de que se vayan suicidando. 

Si hoy le hicieran una autopsia no le van a encontrar jamás el timo. La vida tiene una economía absolutamente exigente, no va a estar, desde sus cuatro o cinco años hasta que cumpla 80, alimentando un timo que no necesita. ¡Imagínese qué eficiencia tendría el gobierno mexicano si cada empleado que ya cumplió su función y no se necesita se suicidara, o cada uno que se equivoca se suicida!, ¡es como cuando una célula chapucera se equivoca, se suicida! Esto explica por qué tiene tanta eficacia un organismo. A nivel celular, muerte significa sacar lo que ya no se necesita, lo que no funciona bien, y lo que es peligroso. 

Thomas Malthus ya se había dado cuenta de que las especies producen más organismos de los espacios y recursos que existen para vivir, los organismos luchan entre ellos para ver quién va a dejar descendencia, quién se va a quedar vivo, quién tiene más capacidad de escapar a los depredadores, por ejemplo, si hay un gato medio tarado, es seguro que la oportunidad de que lo cace un perro es más grande que si fuera un gato astuto, entonces, el hecho de que todas las especies tengamos un lapso, de que vamos a vivir determinado tiempo y de que no seamos eternos, hace que en todo momento se esté perfeccionando la descendencia que va a continuar la especie, qué va a dejar de bueno para la próxima vez. 

El hecho de que haya una muerte asegurada, por las cuales un ratón vive a lo sumo dos años, un gato 15, un perro 10, un elefante 40 años, y asegurar que el planeta se va a comportar como un agitado banco de prueba que va a cambiar, nos hace volvernos mejores por selección, y acá estamos nosotros, si no hubiera existido la muerte asegurada, la vida estaría probando el organismo con millones de años, y nosotros no estaríamos conversando aquí, si la vida tomó esa aceleración evolutiva tan terrible, es gracias a la muerte. 

El miedo a la muerte ha desempeñado un papel fabuloso en el éxito del ser humano en cuanto a conocimiento, porque todos los adultos llegan a un momento que saben que se van a morir; el terror a la muerte ha desarrollado religiones, no hay pueblo que no haya tenido religión, y eso ya lo sabían los griegos, que empiezan a pensar en cómo habrán de ser esos dioses, qué desean, etc. Las religiones siempre ocuparon una etapa en el desarrollo de la manera humana de interpretar la realidad. Las religiones son grandes etapas en donde la realidad no se pudo interpretar, salvo que se invocaran seres con poderes muy superiores a los de los seres humanos: las deidades.

Entrevista realizada por Luz García Martínez 

[DIRECTUM TSJCDMX Dic 2015 – Ene 2016]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *