JOSÉ ADOLFO WIECHERS / entrevista de Luz García Martínez

 

La infancia y recuerdos de sus padres, la historia de la familia Wiechers y sus antepasados en Alemania, parte de las zonas de Barrien y Bremen, desde el año de 1648. Los Wiechers-Manneroh fueron varios hermanos que emigraron a México, entre ellos Heinrich Ludwig, abuelo del arquitecto José Adolfo Wiechers, coautor del Palacio de Justicia de la Ciudad de México, ubicado en la Avenida Niños Héroes, en la Colonia Doctores.

José Adolfo Wiechers nace el 11 de febrero de 1932 en la Ciudad de México.

 

¿Qué recuerda de su niñez y de la arquitectura de la ciudad de aquél tiempo?

Mis padres nacieron en México; mi madre, María Matilde Escandón y Rubio, era hija de mexicanos; mi abuelo paterno, Heinrich Ludwing Wiechers, fue un alemán que vino a México, su papá había fallecido dos años antes, lo mandó mi bisabuela, ella era francesa y mi bisabuelo era alemán; mi abuelo era el quinto hijo y, cuando se murió su papá, tenía sólo 12 años. Su papá se dedicaba a exportar vinos del Rhin a todo el mundo, vivía en Bremen, ciudad del noroeste de Alemania, donde nació mi abuelo, pero cuando su mamá quedó viuda, no supo qué hacer con él y lo mandó a América, donde tenía un tío que vivía en Washington. Lo mandó en un barco de vela, que en lugar de llegar a Washington llegó a Veracruz. Era 1857, momento en el que estaban peleándose Benito Juárez e Ignacio Comonfort por la República en Veracruz, y mi abuelo llegó en esas condiciones a Veracruz sin hablar español, sin conocer a nadie y sin dinero. Llegó a Veracruz y en medio del muelle estaba con su maleta sentando esperando a ver a quién veía, y de repente se le acercó un viejito alemán que tenía una ferretería y le dijo: “Oye, pues vente mientras a vivir a mi casa y me ayudas a trabajar”, y sí, se fue con él a ayudarle a trabajar en la ferretería, debió ser muy listo porque el ferretero tenía un hijo mayor que mi abuelo, pero era un vago que se dedicaba a beber y a vivir, y entonces le tomó mucho cariño a mi abuelito porque le organizó el negocio, lo sacó adelante, por lo cual lo volvió socio al cincuenta por ciento, cuando tenía 19 años.

banco-londres-y-mexico-10-peso-note-1913
El Banco de Londres, México y Sudamérica fue creado en 1864, cuando Maximiliano de Habsburgo era emperador de México, Las oficinas de dicha institución se ubicaban en la esquina de las calles Bolívar y 16 de Septiembre, en el centro de la Ciudad de México. En esa época, el surgimiento de varios bancos en México generó una reforma en el sector financiero, que imposibilitaba de cualquier operación en el territorio nacional a instituciones que no pertenecieran al país. Por ello, la nueva institución bancaria se fusionó con el Banco de Empleados, con lo que redujo sus operaciones y acortó a su nombre a Banco de Londres y México. Fue uno de los primeros en implementar el billete. Fuente: Organización Editorial Mexicana 2 de agosto de 2014

En diciembre de 1867, cuando tenía 24 años, se encontró que en Veracruz estaba el cuerpo embalsamado del Emperador Maximiliano de Habsburgo, que fue fusilado en el Cerro de las Campanas por orden del Presidente Benito Juárez; fue abandonado el cadáver ahí, no habían pagado renta por sus restos, y él pagó la renta, rescató el cadáver, rentó un barco y lo repatrió a Viena, llegando los restos a Trieste en enero de 1868, en la fragata Novara del almirante austriaco Wilhelm Freiherr von Tegenhof. Se encontró con que, además, los soldados austriacos, belgas y daneses (del ejército imperial mexicano) que Maximiliano dejó en México estaban con sus familias sin saber qué hacer, nadie los llamaba, entonces rentó otros seis barcos y mandó a cerca de mil doscientas familias de regreso a Dinamarca, Bélgica, Austria y Alemania. Poco después, los gobiernos le hicieron grandes honores a mi abuelo, en 1868 recibió del Emperador Francisco José I de Austria, hermano de Maximiliano, la Orden Imperial de la Corona de Hierro (Orden der Eissen Krone) en grado de Tercera Clase – Caballero (Ritter). Lo condecoró con una medalla que yo conservo, y lo nombró Barón de la causa de Austria. Mi abuelo se hizo amigo de un hacendado vasco, el señor Luciano Leycegui y Berastegui, originario de Gordejuela Viscaya, que lo invitó al bautizo de su hija, se esperó 18 años y se casó con la niña, esa es mi abuelita. Ella es nacida en Veracruz, hija del hacendado vasco y una mexicana de San Francisco, Tantima. Así se desenvolvió la vida de la familia, mi papá fue el décimo hijo, los primeros cinco hijos nacieron en Veracruz y los últimos cinco nacieron en México. Mi abuelo tenía su casa en la calle de Cadena No. 4, llamada después de 1910, Segunda Calle de Capuchinas No. 50, y actualmente Venustiano Carranza No. 50. En esa misma calle, enfrente de la casa de mi abuelo, vivía Don Porfirio Díaz, con quien hizo amistad. Incluso tengo recados de Don Porfirio invitándolo a tomar café y a platicar. Mi abuelo se había convertido en experto en negocios internacionales, siguió siendo el director del Banco de Londres y México hasta el año 1907, después fundó dos bancos más en México y tuvo una Casa de Cambio. Fue cónsul de Dinamarca, tanto en Veracruz como, en la Ciudad México por casi 50 años, fue cónsul también de Austria en México. Se dedicó también a la industria, fundó la fábrica de hilados “San Juan de Cerritos” en Orizaba, Veracruz, que producía mantas, tejidos y estampados de algodón, que eran surtidos a tiendas de la capital. Los terrenos de las fábricas con 44 mil 800 metros cuadrados a orillas del Río Blanco en Orizaba, Veracruz, contaban con oficinas, casas y almacenes, éstas fábricas cambiaron de nombre al de “Fábricas de Río Blanco”. Tenía la concesión del ferrocarril urbano que unía a la fábrica con la estación del puerto de Veracruz. La fábrica la vendió en 1886 a la Compañía Manufacturera de Cerritos S. A. En el año de 1879 fundó la “Compañía Cervecera de Orizaba”, posteriormente la vendió a la Cervecería Moctezuma, a la venta de ésta, fundó la “Compañía Cervecera Toluca y México S.A.”, creadora de la cerveza Victoria. En Monterrey, financió la institución “Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey”, en 1895. También fundó cinco mineras en el norte, en Durango, Zacatecas y San Luis Potosí. Inclusive, empezó hacer su rancho en Veracruz con un terreno que le dio su suegro, y lo agrandó hasta tener una superficie que tenía una hacienda y se recorría en diez días a caballo. Llegaba desde Alvarado hasta Loma Bonita, Oaxaca: era un rancho de 150 mil hectáreas, y ahí había muchos negocios, uno era la extracción de petróleo, pero se empezó a hacer la expropiación en el gobierno de Adolfo de la Huerta, antes de Cárdenas. La décima parte del producto (tenía 42 pozos) le expropiaron la tierra y el producto, le pagaron a 42 centavos cada uno de los pozos en el gobierno de Calles, y un poco en el gobierno de Cárdenas. También hubo circunstancias curiosas, mi abuelo de religión era luterano, nació en Alemania, y mi abuelita de origen español, era católica. Mis papás y mis tíos se educaron como católicos, pero mi abuelo nunca dejó de ser luterano, hasta que mi papá lo convenció de que se bautizara cuando a mi abuelo le faltaba un año para morir. Su padrino de bautizo fue mi papá y mi abuelita su madrina, así que ella asistió al bautizo de él, y él asistió al bautizo de ella. Murió en 1923 antes de que mi padre se casara.

 

[DIRECTUM TSJCDMX OCT-DIC 2014]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *