MAGISTRADO CARLOS VARGAS MARTÍNEZ

 

En enero de este año (2015) se realizó por primera vez una audiencia dentro del nuevo sistema penal acusatorio, en la que la jueza 35 penal de delitos no graves, Nelly Ivonne Cortés Silva, abordó un caso de homicidio culposo agravado. 

Ante el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera; el Presidente del TSJDF, Edgar Elías Azar; y elProcurador Capitalino, Rodolfo Ríos Garza, la Juez de Control Nelly Ivonne Cortés Silva, determinó la legal detención del inculpado, quien presuntamente manejaba alcoholizado cuando mató a un ciclista e hirió a otros dos. 

Después de una hora de audiencia en la sala siete de juicios orales penales del TSJDF, Cortés Silva decretó al imputado su libertad bajo las reservas de ley, pero le solicitó, como medida cautelar, que garantizara una fianza de 334 mil pesos y avisar si salía de la Ciudad, explicó. 

El Presidente del TSJDF, Edgar Elías Azar, subrayó que se está frente a un cambio paradigmático en el sistema de juzgamiento de los delitos. “Es el día y la noche con el procedimiento anterior. Lo que dice el juez lo están oyendo todos, y estamos viendo cómo actúa. El papel no se ruboriza, el imputado sí. Ahora, el juez ve al inculpado todo el tiempo, se filma y se presenta a los ojos de todo mundo”. 

La percepción de este juicio tuvo efectos controversiales para algunas personas. Tenemos que ser claros, el que sea un juicio oral no quiere decir necesariamente que cambió la pena que se venía conmutando. En el sistema tradicional hubiera causado el mismo efecto por la naturaleza del delito, hay delitos culposos en los cuales no existe la intencionalidad de cometerlos que es en el caso de los accidentes automovilísticos, y hay delitos dolosos, donde existe la intención de hacer daño como un homicidio premeditado, en este caso hubiera pasado lo mismo 

¿Qué sucede con este cambio de paradigma en la impartición de justicia con el principio de oralidad?: primero, conocen quién lo está juzgando, saben mediante el Ministerio Público que se está atendiendo el proceso, y por otro, al que se le está haciendo la imputación. Se conoce el mecanismo de defensa, lo que aporta cada una de las partes y se acuerda una resolución, es decir, resulta en un principio de inmediatez, son procesos rápidos y transparentes, para mí el gran reto es ese cambio. 

En materia penal, en el juicio oral, el juez que conoce el asunto no necesariamente es el que va a estar presente en las siguientes audiencias. Y los que en algunos de los casos están al tanto del inicio del caso, no son los que resuelven si se llega al juicio; porque así está dado por la Ley. Esto permite que llegue alguien de manera objetiva con los elementos existentes consignados en el expediente electrónico, donde se pueden consultar las pruebas, y se alcance una determinación. 

También hay un cambio significativo, porque se privilegia el principio de inocencia y se trata de que la víctima tenga una reparación del daño. Ahora, la víctima juega un papel importante, prueba de ello, es la nueva Ley General de Víctimas, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 9 de enero de 2013, que obliga en sus respectivas competencias a proporcionar ayuda, asistencia o reparación integral del daño. Asimismo, el principio de oralidad agiliza y otorga trasparencia, ya no llegas a un lugar con rejas, ahora son sitios donde ves a la persona que está juzgando, eso es muy importante.

 

[DIRECTUM TSJCDMX Dic 2015 – Ene 2016]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *